Si está usted en desacuerdo con la decisión del juez de Inmigración, puede pedirle a La Junta de Apelación de Inmigración (BIA por sus siglas en inglés) que revise la decisión tomada en su caso. Este proceso se conoce como la apelación (“appeal”). A continuación, aparece un resumen del proceso:
1. Debe usted informarle al Juez que quiere apelar. Cuando el Juez de Inmigración emita la decisión en su caso, el Juez le preguntará si desea reservarse (mantener) el derecho de apelar el caso. Entonces deberá informarle al juez que desea reservarse el derecho de apelar la decisión. Si usted renuncia (abandona) su derecho de apelar, la decisión del juez será final y firme.
2. Complete la notificación de apelación (Formulario EOIR-26, “Notice to Appeal”). En la sección del formulario donde le preguntaron sobre las razones de su apelación, debe explicar y dar detalles específicos de porqué quiere apelar la decisión del juez. Debe anexar a la notificación de apelación, un cheque o giro postal por la cantidad exacta de $110.00. Si usted no puede pagar el cargo, complete el formulario de exoneración de cargo (formulario EOIR-26 A, “The Fee Waiver Request”).
3. Envíe el formulario original, firmado, a la Junta de Apelación de Inmigración, a la dirección que aparece en el formulario. Recuerde enviar copias de cada documento que le envíe a la junta de apelación, al departamento de seguridad nacional (DHS por sus siglas en ingles).
4. La junta de apelación de inmigración debe recibir su notificación de apelación dentro de 30 días desde la decisión del juez. De lo contrario la decisión será final y firme.
Aunque usted puede hacer este trámite por derecho propio, es recomendable que contrate los servicios de un abogado licenciado, ya que si comete algún error en la tramitación de este recurso apelativo, eso podría costarle que rechacen su apelación sin considerar la misma.

© 2017 Xavier A. Mendez by Evolve7.com

logo-footer