Residencia Permanente

Ciudadanos estadounidenses y residentes permanentes pueden patrocinar a ciertos familiares para que puedan vivir y trabajar en los Estados Unidos como residentes permanentes. A esto le llamamos Inmigración de Familia, y es la manera más común en que una persona extranjera se convierte en residente permanente de los Estados Unidos. En la mayoría de los casos esto se logra mediante un proceso de dos pasos. El primer paso se llama Petición de Visa Familiar o Petición de Familia. El segundo paso se llama Solicitud de Residencia Permanente o Solicitud de Visa de Inmigrante.

Primer Paso: Petición de Familia

Para que una persona extranjera pueda convertirse en residente permanente a través de un familiar que es ciudadano estadounidense o residente permanente necesita demostrarle al gobierno de Estados Unidos que tienen el grado de parentesco requerido por ley. Dicho de otra manera, el familiar ciudadano estadounidense o residente permanente debe “peticionar” al gobierno de Estados Unidos que le permita solicitar el “beneficio migratorio” llamado residencia permanente para su familiar extranjero.

Enviar la petición de familia el familiar ciudadano estadounidense o residente permanente se convierte en el patrocinador del familiar extranjero y crea la relación de peticionario-beneficiario. El familiar ciudadano estadounidense o residente que solicita la petición de familia es el peticionario y el familiar extranjero que desea arreglar la residencia permanente se le conoce como beneficiario.

La relación de peticionario-beneficiario se logra completando el formulario I-130 titulado Petición para Familiar Extranjero, también conocido como Petición de Familia. Solamente ciudadanos estadounidenses y residentes permanentes pueden peticionar al gobierno de Estados Unidos para que les permita solicitar la residencia permanente a sus familiares.

Cuando el familiar ciudadano o residente permanente completa y envía el formulario I-130 (Petición de Familia), el gobierno de Estados Unidos certificará dos cosas:

*que el peticionario y el beneficiario poseen el grado de parentesco requerido

*que el peticionario es verdaderamente ciudadano estadounidense o residente permanente

Una vez que el familiar estadounidense o residente permanente logra demostrar esas dos cosas, el gobierno de Estados Unidos tiene que aprobar el formulario I-130 (petición de familia), completando así el primer paso del proceso de arreglarle la residencia permanente a su familiar extranjero.

Segundo Paso: Enviar la Solicitud de Residencia Permanente

Cuando el gobierno de Estados Unidos aprueba la petición de familia (Formulario I-130) y ya hay una residencia permanente (Green Card) disponible para el familiar extranjero, el familiar ciudadano o residente permanente puede enviar la solicitud de residencia permanente (Green Card) para que su familiar extranjero pueda arreglar residencia permanente. A esto también se le conoce como solicitar una Visa de Inmigrante. El propósito principal de completar el paso número dos del proceso es que el familiar extranjero se convierta en residente permanente.

Para aprender más sobre el proceso de dos pasos para solicitar residencia permanente presione este enlace.

Conoce Nuestra Razón de Ser

  • Xavier A. Méndez, Fundador
  • Abogados Asociados
  • Staff